TVN estrena ambiciosa serie dirigida por Valeria Sarmiento

El domingo 18 debuta Casa de Angelis, que tiene en su elenco a Ángela Prieto, Daniel Muñoz y Paulina Urrutia. La producción de época, ganadora del Fondo CNTV en 2014, muestra la realidad de las mujeres en el Chile de los años 50.


Tras adjudicarse el monto más alto de los fondos entregados por el Consejo Nacional de Televisión en 2014, la serie Casa de Angelis está lista para su estreno en pantalla. La producción, que hace cuatro años se presentó sin canal (con el nombre de Casa di Angeli) y obtuvo más de $481 millones de pesos, es uno de los proyectos más esperados de la pantalla chica en los últimos años, principalmente por los nombres involucrados en su realización.

Entre ellos, su directora, Valeria Sarmiento, la prestigiosa realizadora y montajista chilena que regresa a la televisión con esta serie de diez capítulos ambientada en el Chile de los años 50. La viuda de Raúl Ruiz, protagonista de una muestra de 20 de sus filmes en la Cinemateca Francesa el mes pasado -incluyendo el más reciente, Le cahier noir-, vuelve a explorar los procesos sociales y el machismo criollo en esta producción, que cuenta con un elenco estelar en el que destacan Daniel Muñoz, Paulina Urrutia, Catalina Saavedra, Tiago Correa y Ángela Prieto.

Ésta última es la protagonista de la historia que se desarrolla en Santiago de 1952, el año en que por primera vez las mujeres pudieron votar por un presidente en Chile. La trama comienza cuando las hermanas Marina y Sofía de Angelis heredan el taller de alta costura de su padre, Ettore, un inmigrante italiano que construyó una de las casas de moda más importantes de la capital. Con su muerte, el patriarca deja sólo deudas, y sus hijas, junto a sus costureras, tendrán que arreglárselas para mantener a flote la empresa familiar en un país y una época en que el rol de la mujer estaba restringido a las labores domésticas.

Marina, la mayor de las hermanas de Angelis, interpretada por Prieto, es una mujer tradicional y de familia, cuya vida ha girado siempre en torno a su marido (Iván Álvarez de Araya) y sus hijos. La muerte de su padre la lleva forzosamente a esta encrucijada, en que debe ingresar al mundo empresarial sin descuidar a su familia. “Ella es como cualquier mujer de la época, completamente dedicada a sus hijos y a su esposo. De las que se quedaba en el hogar lavando los platos, cuidando a los niños y ordenando la casa. Pero la vida la pone frente a una nueva situación, en la que debe hacerse cargo del negocio familiar, y se ve obligada a cambiar”, cuenta Prieto.

“En la primera parte de la serie ella es un mujer sumisa y muy tradicional. Luego, termina rompiendo muchos paradigmas de la época y se convierte en una mujer empoderada, que toma las riendas de su vida”, agrega la actriz sobre la producción, en la que también participa su hermana, María José Prieto.

Chile de contrastes

Muy distinta a Marina es su hermana, Sofía (Valentina Muhr), quien llega a Chile luego de vivir muchos años fuera del país. Completamente alejada del perfil de mujer conservadora y tradicional, la menor de las De Angelis aporta una mirada moderna y algo más osada que varias chilenas de la época. “Ella llega de Europa y por eso no está impregnada con el machismo chileno de esos años. Mi hermana es mucho más lanzada, atrevida”, detalla Prieto.

En ese sentido, la protagonista destaca el vínculo que tiene esta crónica del Chile de hace 65 años, en medio de la campaña electoral que terminaría con Carlos Ibáñez del Campo en el sillón presidencial, con las problemáticas y demandas sociales del país hoy en día. “Se ve un Santiago muy distinto al de ahora en varias cosas, pero hay otras que no han cambiado en nada, lamentablemente. Este año ha estado muy en boga lo del feminismo y la lucha de las mujeres, y por eso nos damos cuenta que hemos avanzado tanto en algunos ámbitos y nada en otros”, reflexiona la actriz, que vuelve a la pantalla de TVN luego de cuatro años.

Pero el relato político y social de Casa de Angelis no se reduce sólo a las dificultades que enfrentan las hermanas al momento de reconstruir el imperio textil. En la serie, Sarmiento también contrasta la realidad doméstica diurna con la agitada bohemia capitalina de entonces, reservada para los hombres. Un contrapunto que, para Prieto, es uno de los grandes atributos de la producción. “En el día veremos un Santiago pausado, donde había tiempo para sentarse a la mesa y cenar todos juntos. Otro ritmo de vida. Valeria es una mujer muy power, muy inteligente, y quiso hacer una serie así, calmada, donde la gente no está sobrepasada. En la noche, en cambio, aparecen los hombres divirtiéndose, muchas luces, música, tragos, Bim bam bum”.

Si bien la serie, a cargo de la productora Suricato, se realizó hace dos años y desde entonces quedó lista para salir al aire, por diversos motivos no vio antes la luz. Para los protagonistas, una de sus preocupaciones es que sea emitida en un horario estelar -que TVN aún no define- y que no se repita lo ocurrido con otras producciones financiadas por el CNTV que no obtuvieron buena sintonía este año, como Ramona (4,2 puntos de rating) y Bichos raros (2,8 puntos). “Espero que le den un buen horario, uno que se merece y que la gente la pueda ver y disfrutar”, comenta Prieto. “Si la van a tirar a las 12 de la noche o a la 1 de la mañana obvio que le irá mal. Por ahora, agradezco que vea la luz y que no haya quedado guardada eternamente. Aleluya”.

Autor entrada: diego

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *