Chile se queda en blanco y con dudas en ataque

La Selección iguala sin goles con Corea del Sur en el cierre de su accidentada gira por Asia. Tuvo mejores opciones que el rival, pero no supo definir en un partido demasiado amistoso.



COREA DEL SUR 0 – CHILE 0

Corea del Sur: J. Kim; Y. Lee (89’, M. Kim), H. Jang, Y. Kim, Ch. Hong (30’, S. Yun); S. Ki, W. Jung (75’, I. Hwang); H. Hwang (85’, S. Moon), T. Nam (64’, J. Lee), H. Son; U. Hwang (57’, J. Won). DT: Paulo Bento.
Chile: G. Arias; M. Isla, I. Lichnovsky, M. Albornoz (65’, P. Díaz); G. Medel, Ch. Aránguiz (46’, E. Pulgar); A. Sagal (87’, M. Rodríguez), A. Vidal (73’, P.P. Hernández), D. Rubio (58’, I. Jeraldino); D. Valdés. DT: R. Rueda.
Árbitro: Ryuji Sato (JAP). Amonestó a Y. Kim, I. Hwang (C); Medel (Ch)
Estadio Mundialista de Suwon. Asistieron 40 mil personas, aprox.


Tal como fue toda su gira por Asia, lo de Chile en Suwon funcionó a la mitad. Reinaldo Rueda no pudo realizar todas la pruebas que quería y Chile, frente a Corea del Sur, solo hizo una parte de la tarea. En un partido muy medido, demasiado amistoso, la Roja empató sin goles en el único partido de esta doble fecha FIFA que pudo disputar.

Rueda sorprendió con el equipo titular. No tanto por los nombres, pero sí por las posiciones. Partiendo por un cambio sustancial respecto a su esquema madre, como fue prescindir de un centrodelantero natural. El colombiano prefirió recurrir a la discutida función del nueve falso, puesto que le asignó, en teoría, a Diego Valdés, pero que con el correr de los minutos se fue transformando en una tarea compartida con un vigoroso e incansable Arturo Vidal, quien cubrir todos los sectores del campo.

Chile conformó un mediocampo para controlar la pelota. Con Medel, Aránguiz y el mismo Vidal como sus pilares. En ocasiones, Valdés se retrasaba para formar parte del circuito y ahí la Selección se vio bien. El tema es que esa buena generación se diluyó por la escasa presencia de los más ofensivos o por la pasada poco clara de los laterales. En ese sentido, lo peor de la Roja se vio por la banda izquierda, donde Miiko Albornoz y Diego Rubio, simplemente, no funcionaron.

El conjunto nacional llegó poco, por ende. La más clara, un zurdazo de Sagal que exigió a Kim, el portero local. Corea, en todo caso, tampoco generó muchas ocasiones en la primera mitad. Son, la estrella del Tottenham, tal como en Rusia 2018, siempre fue el más claro. Lo único realmente peligroso, con el complemento de un veloz Hwang (Hamburgo), instalado por la derecha y animando un duelo particular con Albornoz.

El partido se abrió más en el segundo tiempo, principalmente por el interés de la Selección por instalarse en el terreno del anfitrión. Rueda sacó a Aránguiz y ordenó el ingreso de Erick Pulgar, con lo que Vidal se liberó mucho más en funciones ofensivas. Y con eso, Chile llegó más, justamente por dos remates del Rey, el primero desde fuera del área y el segundo en inmejorable posición dentro del área. Lamentablemente, pifió.

Corea del Sur también llevó susto al arco de Gabriel Arias. Un cabezazo de Jang en pleno complemento se desvió por centímetros. Un aviso de que a este nivel, más allá del currículo del rival, siempre hay que tener cuidados especiales en las pelotas detenidas.

La banca nacional decidió cambiar su costado izquierdo. Entró Paulo Díaz por Albornoz, Ignacio Jeraldino por Rubio y Sagal se cambió de orilla. Sin embargo, la preferencia del ataque nacional seguía siendo la derecha, donde Isla empezó a pisar con más frecuencia el campo contrario. A los 75’, Valdés tuvo el primero, pero elevó una volea dentro del área.

Ya sin Vidal en la cancha, el engranaje de Chile quedó sobre los hombros de Valdés y Pedro Pablo Hernández, el reemplazante del King. Salvo por los descuelgues de Isla, sin embargo, la Roja hacía poco daño a la zaga coreana. A minutos del final, ambos equipos empezaron a firmar el cero, como buen amistoso.

Valdés respetó a muerte ese pacto, porque en la última jugada del partido enfrentó solo al portero, lo eludió y mandó la pelota a las nubes para cerrar una jornada a medias tintas. Una imagen perfecta de lo que fue esta gira de la Selección por tierras orientales.

Autor entrada: diego

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *