Colo Colo, contra el karma

Los albos buscarán la clasificación en Colombia, donde jamás han ganado como visitantes y donde los equipos chilenos sólo triunfaron dos veces en la Libertadores.


Colo Colo intentará romper esta noche la negra estadística de los equipos chilenos jugando de visita contra rivales colombianos por la Copa Libertadores. E intentará hacerlo justamente en un momento donde no perder resulta imperioso para clasificar a los octavos de final del certamen.

Apenas dos triunfos en 39 partidos marcan el paso de los cuadros nacionales por suelo cafetalero; 10 empates y 27 derrotas completan el magro registro.

Las dos únicas victorias fueron ante el mismo adversario: Deportivo Cali. En la Libertadores 2001, Cobreloa se impuso 1-2, mientras que en 2006, Universidad Católica venció 2-3.

Para los nacionales, Argentina es el segundo peor destino, con cuatro triunfos, 14 empates y 40 derrotas (ver tabla). Contra equipos brasileños hay más festejos (10), y similar número de caídas (39) y empates (15).

Sólo frente a peruanos y venezolanos, los clubes nacionales ejercen supremacía. Ante los primeros, ostentan 16 victorias, nueve empates y 12 derrotas. Mientras que ante los caribeños, exhiben 17 triunfos, cinco empates y cinco caídas.

Ante rivales colombianos en la Libertadores, Colo Colo registra un empate (en 1994 ante Atlético Junior de Barranquilla) y cinco derrotas. Eso sí, también cuentan con una celebración en ese país. Fue en la edición de 2007, en Cúcuta, pero el rival fue el Caracas venezolano. Ahí el Cacique triunfó por 0-4, con tres goles de Alexis Sánchez y uno del paraguayo Edison Giménez. Mientras que en la Copa Sudamericana consiguió un empate 1-1 con Millonarios, en 2007, y una derrota 1-0 ante Deportivo Pasto, en la edición de 2013.

En el plantel de Héctor Tapia están conscientes de las adversas estadísticas y de la fortaleza de Nacional en su casa, donde acumula 12 triunfos consecutivos a nivel nacional e internacional. “Sabemos que ellos son muy fuertes de local, pero vamos a buscar la clasificación y haremos todo lo posible para lograrlo. Las estadísticas están para romperlas. Respetamos mucho a Atlético Nacional, porque tiene un equipo muy completo, pero cuando comienza el partido las estadísticas quedan afuera”, comentaba Jorge Valdivia antes de tomar el avión a Medellín.

La tercera final

En el plantel albo, el partido frente al conjunto verdolaga es la tercera “final” de las tres que se plantearon, luego de la salida de Pablo Guede. En las dos anteriores salieron airosos, con sendas victorias ante Delfín y Bolívar, que los mantiene con opciones concretas de avanzar en la Copa Libertadores.

Un triunfo pone a Colo Colo en octavos de final como ganador del Grupo B. Si empatan, deberán depender de otros resultados para clasificar. Mientras que una derrota los deja fuera, aunque todavía con chances de jugar la Sudamericana, de no mediar una derrota muy catastrófica en Medellín.

Tapia apunta a conservar el esquema que le ha dado éxito en el plano internacional. Es decir, con un solo atacante y con volantes que exploten las bandas. “Sabemos cómo juega Atlético Nacional, un equipo fuerte. Si ganamos, perfecto. No vamos a buscar un empate ni a refugiarnos para ganar en una contra. Trataremos de imponer nuestras condiciones dentro de la cancha, tratar de hacer un partido reconociendo la fortaleza del rival, pero también dándole mucho énfasis a nuestras fortalezas y llevar el partido a donde nosotros queremos. No vamos a cambiar en nada la forma en la que hemos encarado los partidos que hemos jugado. Vamos a hacer nuestro fútbol”, manifestó en la conferencia de prensa que brindó ayer.

El técnico del Cacique confía en la respuesta de sus jugadores ante situaciones extremas, como las del último tiempo. “Apelamos a la jerarquía de nuestros jugadores. Cada vez que los hemos necesitado en momentos críticos -como ante Delfín y Bolívar-, ellos han sacado a relucir todo su historial futbolístico”, sostuvo.

Y justamente no todos los jugadores están en las mejores condiciones. A pesar de eso, ninguno quiere perderse el partido clave del semestre. Es el caso de Valdivia, quien ayer realizó un intenso trabajo diferenciado para llegar bien al compromiso en Medellín. El volante se recupera de algunas molestias en el cuádriceps izquierdo, por las cuales debió abandonar la cancha en el partido frente a Bolívar.

Además, de clasificar, los de Tapia obtendrían un suculento premio de US$ 750 mil, lo que también significaría un alivio importante para las delicadas finanzas de Blanco y Negro.

Para entender

Si gana Colo Colo
Un triunfo le da la clasificación a octavos de final de la Copa Libertadores como líder del Grupo B.

Si empata
Clasifica a octavos de la Libertadores si igualan Bolívar y Delfín; o si los bolivianos no vencen por más de cuatro goles. En el peor escenario, los albos aseguran su pase a la Sudamericana.

Si pierde
Una derrota lo elimina de la Libertadores. Si cae por cuatro goles y Delfín pierde por uno, también se queda sin Sudamericana.

Autor entrada: diego

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *